Plaza Venezuela

jueves, 7 de abril de 2011

Los consejos comunales son una buena idea, pero...

Por Manuel Inciarte Alamo.

El principal problema que tenemos en este país radica en la falta de esquemas de organización ciudadana que permitan una verdadera participación de los ciudadanos para atender los principales problemas de la gente. Mucha gente quiere participar en la solución de los problemas de sus comunidades, pero se cansa al ver que eso de que "todo el poder para el Pueblo" es una burda farsa. No nos cansemos, luchemos hasta alcanzarlo.

En ese sentido tenemos que reconocer que los consejos comunales son una buena idea de organización comunitaria, pero no están funcionando como deberían funcionar, dado que lo mas importante, que es corregir los verdaderos problemas que sufren los ciudadanos en sus respectivas comunidades, no está ocurriendo. Esto es así simplemente por haberse tratado de establecer esta nueva forma de organización comunitaria, los consejos comunales, de una manera tutelada por el gobierno y lo que es aún peor, por el partido de gobierno. Por haberse tratado de forzar a la sociedad a que los consejos comunales funcionen como órganos políticos partidistas, dependientes de las líneas de la organización del partido rojo rojito; un modelo sectario, parcializado y además partidizado, por lo tanto, un modelo de exclusión de un importante sector de la sociedad. Los ciudadanos en pleno debemos rechazar esto.


Por otro lado, ya en lo concerniente a la gestión de los consejos comunales que si han sido adecuados por el gobierno, entiéndase, los que ya están constituidos, registrados y bendecidos por el régimen, a estos el gobierno no les está brindando formación profesional, a ninguno de sus voceros se les está capacitando como servidores públicos; tampoco el ente rector, el Ministerio del Poder Popular para las Comunas está estableciendo procedimientos claros para la organización de estos importantes entres de gestión pública. Tampoco se está desarrollando una plataforma tecnológica para controlar y llevar adelante la administración de todos los recursos con verdadera transparencia en la gestión, ni tampoco para la planificación de los proyectos, en fin, la gestión pública de estos entes está en la época del oscurantismo, por no decir que la de las cavernas.

Yo soy un ferviente creyente en la participación social para la mejora de los problemas cotidianos de las comunidades. Es fundamental la participación de la gente para lograr las soluciones estructurales mas convenientes para todos. Hay que darle mas poder en la gente en las comunidades, pero poder de verdad, no poder tutelado por un partido político en particular, no una mamarrachada de organización, sino rigurosa organización, con recursos, con control, con procedimientos, con transparencia, que le garanticen al ciudadano común que alguien verdaderamente cercano, alguien perteneciente a su comunidad, si está atendiendo sus problemas mas cercanos y cotidianos y que cualquier ciudadano pueda meterse en internet y verificar como se están admnistrando las finanzas de los consejos comunales, como se han traducido esas inversiones en obras y trabajo en beneficio de las comunidades.

Por último, las comunidades no son entres aislados, por esa razón las comunidades deben entenderse entre si. en ese sentido las competencias de los consejos comunales y sus límites de acción deben estar rigurosamente normadas y muy claros para todos; para eso deben existir y funcionar otros entes públicos que sirvan de coordinadores, de contralores, de soporte, de intermediarios, de legisladores, de veedores y hasta de árbitros. Para eso y para muchas otras cosas deben seguir existiendo las juntas parroquiales, las alcaldías, los concejos municipales y las gobernaciones, enttes que todos los ciudadanos también debemos defender.

Incentivemos a la gente a participar en la solución de los problemas de las comunidades; pero exijamos al gobierno que de verdad, le entregue el poder al Pueblo, como tanto lo pregona en su propaganda; exijamos al gobierno que de una vez por todas le entregue a los consejos comunales los recursos para solventar los principales problemas de nuestros sectores; exijamos también al gobierno que desarrolle herramientas tecnológicas para poder gestionar y controlar de manera abierta y transparente el uso de los recursos que son asignados a la atención de nuestras comunidades; pero no olvidemos que también debemos defender a las instituciones que hacen falta para que las comunidades no se nos conviertan en tribus aisladas, regidas por unos consejos comunales sectarios, con miembros desconocidos, otros entes burocráticos e inoperantes, retrasados tecnológicamente, sin recursos y sin gerencia.

Inseguridad en la Parroquia El Recreo

Inseguridad en la Parroquia El Recreo